A Juan Otero, amigo y colega cocolo.

Me considero cocola de pura cepa, de lxs de Bayamón, de lxs de los ochenta. Como cocola, he admirado mucho a Rubén Blades. Todavía recuerdo los días en que escuché sus primeras canciones y bailé en los discoparis los maratones de su disco Siembra. Rubén ha sido uno de mis favoritos de esa época.

Pero hoy –con unos cuantos años más encima, con la conciencia un poco más curtida– escucho su canción “Nació mi niño” y me molesta. Cuánto prejuicio y odio propio pudo sembrar esa canción en mí en plena formación de mis deseos adolescentes. “Que no me salga marica, que no me salga ladrón” repetía el estribillo como si dijera la gran cosa, como si revelara un secreto ético mayúsculo. Ser marica y ser ladrón era una desgracia homóloga para el orgulloso padre-macharrán.

Sin embargo, en 2013 en su encuentro con Juan Luis Guerra y Robi Draco en PR, ese estribillo cambió ligeramente. Rubén lo cantó así: “Que no me salga indeciso, que no me salga ladrón”.

Me percaté hace unas semanas escuchando el disco del concierto. Me llamó la atención. Desde entonces, me he preguntado, qué concepción de indeciso le parece más problemática. Ciertamente, ser indeciso como el ELA es una tragedia. Ser indecisx para escoger de qué lado se quiere estar entre lxs vulnerables y lxs poderosxs es una tragedia. Ser indeciso para pronunciarse ante lxs poderes y hacerles frente es una tragedia.

Sospecho que la acepción de Blades enmascara el prejuicio –antes descarado– contra la mariconería por pensarla un defecto de caracter, una in-decisión, un titubeo. Pero, el cambio denota que en el 2013 rogar que el hijo o la hija no te salga marica es problemático. Qué bueno que así es, pero cuánto nos falta por hacer.

Seguramente, seguiré bailando y escuchando a Rubén Blades. Vicios o gustos de juventud, supongo. Mas, ya no me puedo sacar esta metamorfosis palabrera de la mente: de marica a indeciso. Ojalá y sea que ya no puede decir tamaña barbaridad sin que le cueste aunque sea un poco. Ojalá que sea que ha cambiado realmente y no quiere ser homofóbico. Ojalá.

Advertisements